El Coro Talía participa en un flashmob en el aeropuerto de Barajas dentro de los actos organizados por el Teatro Real con motivo de las Jornadas Europeas de la Ópera

El sábado 10 de mayo en la T4 de Barajas

Hubo que madrugar el sábado. Antes de las 9 de la mañana los integrantes del Coro Talía fueron llegando a las puertas del Teatro al igual que lo hacían miembros del Grupo Vocal Octuplum y voluntarios de la Escuela Superior de Canto. A las 9.30 se subieron a los autobuses rumbo al aeropuerto de Barajas. Y, en cuanto llegaron a la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, antes de las 11 h, se convirtieron en pasajeros que emprendían un viaje a ninguna parte y cuyo único destino era sorprender al resto de los viajeros cantando el famoso coro de esclavos de la ópera Nabucco de Verdi. Y lo lograron. El acto fue cubierto por numerosos medios de comunicación y se ha emitido en las principales cadenas de TV.

Unos parecían a punto de aprender un viaje de aventuras, otros un viaje de negocios, otros una escapada con los niños a Disneyland París… Fue el pasado mes de abril cuando el Coro Talía recibía la propuesta de participar en una de las actividades organizadas por el Teatro Real dentro de las Jornadas Europeas de la Ópera que se celebraban los días 10 y 11 de mayo. Los cerca de 60 integrantes del coro fueron el grupo mayoritario de este flashmob coordinado y dirigido por Jorge Zueco y que contó también con la colaboración de AENA para su organización.  

Algo pasa aquí

Aunque ya había cámaras y mucho fotógrafo por la T4, todo hacía pensar que se esperaba la presencia de algún famoso. Era evidente que algo iba a pasar, pero no se sabía qué. Desde luego nadie esperaba que de entre los viajeros que hacían tiempo para embarcar surgiera un coro. En un momento determinado comenzaron a sonar los compases previos del “Va pensiero”, pero entre los pasajeros ficticios nadie parecía alterarse hasta que uno que resolvía crucigramas, una mujer que hablaba por el móvil o un señor que atentamente leía el períodico comenzaron a cantar para sí mismos.

Sumando voces

A cada estrofa se iban uniendo nuevas voces: una pareja que hacía planes con su guía de viaje, otra que trasladaba su equipaje de mano en un carrito y un largo etc.  Los pasajeros “reales” no tardaron en sacar sus móviles y tabletas para grabar vídeos y fotografiar los instantes que amenizaron su aburrida espera. Cuando el coro estaba a punto de terminar, unos niños entregaron flores a los viajeros sorprendidos y felices y los cantantes se quitaron chaquetas, camisas o cazadoras para mostrar unas camisetas negras del Teatro Real promocionando las Jornadas Europeas de la Ópera.  En la realización del flashmob, del que realizaron tres pases, participaron también estudiantes de Comunicación Audiovisual del Centro Universitario Villanueva que editarán un vídeo sobre el flashmob completo. Al final, todos los cantantes reunidos, ante cámaras y fotógrafos, realizaron una cuarta interpretación del famoso Coro de Nabucco.